Las 12 mejores cosas de ser fotógrafo de bodas

La fotografía de bodas es uno de los géneros más populares que existen. Si no me cree, eche un vistazo a la sala la próxima vez que lo inviten a una boda.
Casi todos los invitados documentan cada detalle de la boda, desde la novia caminando por el pasillo hasta la feliz pareja que comparte su primer baile.
Ahora, no todo el mundo está tomando fotos con una cámara de nivel profesional. La mayoría de los invitados usarán un teléfono móvil o incluso una excelente cámara DSLR de nivel de entrada.
Pero las bodas son un momento tan feliz que la gente casi siempre se siente obligada a tomar fotos.

La verdadera fotografía de bodas, aquella en la que la pareja contrata a un profesional con experiencia en esta línea de trabajo, no es tan fácil como llevar una cámara y tomar fotografías de la feliz pareja. Tampoco es tan glamoroso como puede parecer.
Pero todavía hay algunas cosas realmente increíbles sobre ser fotógrafo de bodas.
Aquí están mis 12 razones principales por las que realmente amo ser fotógrafo de bodas.

1. Eres parte del día especial de alguien

Las bodas son verdaderamente uno de los momentos más especiales en la vida de una persona. Hay tanta emoción a su alrededor y la gente parece realmente dejar de lado sus diferencias (en su mayor parte) y unirse para celebrar en familia.
Estar rodeado de todo ese amor y calidez es algo que realmente disfruto. La forma en que los ojos de una mamá se empañan cuando ve a su hijo adulto listo para formar su propia familia, ese instante en que un papá se da cuenta de que su pequeña ya no es tan pequeña, ¡el primer beso entre una pareja casada!
¿Qué puedo decir? Soy un romántico empedernido de corazón y realmente disfruto ser parte del día especial de alguien. Siempre hay algo que hacer y cada boda que fotografío es diferente a la anterior.
Puedes pasar el día capturando romance, risas, alegría, anticipación, emoción y muchos otros momentos fotográficos para tus clientes.

2. La fotografía de bodas es más que solo fotos

Como fotógrafo de bodas, me encuentro usando muchos sombreros diferentes a lo largo del día. Estoy trabajando con muchos estilos diferentes de fotografía, como tomas espontáneas, retratos familiares, detalles ambientales, comida y flores.
Y también estoy usando habilidades sociales como la construcción de relaciones, el apoyo emocional, la coordinación de la dinámica familiar, el alivio de los nervios de última hora y la resolución de problemas en un entorno de ritmo rápido.
A veces, las flores de la novia no llegan a tiempo o la novia no lleva los zapatos y no recuerda dónde los puso. Están sucediendo muchas cosas y, a menudo, al mismo tiempo.
Definitivamente, mis habilidades para realizar múltiples tareas han mejorado enormemente desde que me convertí en fotógrafo de bodas.

Hermoso momento de padre besando la cabeza de la novia capturado por el fotógrafo de bodas
Las fotos formales de la boda, así como los momentos sinceros, documentan el día especial de una pareja.

3. Desarrollarás excelentes habilidades técnicas

Tomar una foto implica mucho más que simplemente hacer clic en el obturador. Muchas cosas deben alinearse en términos de iluminación, composición y tema. Estos son particularmente importantes cuando se toman fotos de bodas.
Ha habido bodas en las que he tenido la luz, el lugar y la pareja perfectos, mientras que otras veces todo lo que podía salir mal, salía mal. El mal tiempo obligó a trasladar la ceremonia a un lugar interior con una iluminación terrible y tuve que perfeccionar el uso de varios flashes fuera de cámara muy rápidamente.
A menudo, no puede darse el lujo de analizar todos los factores a su propio ritmo. Durante una boda, las cosas se mueven muy rápido y tienes que reaccionar a todo lo que está sucediendo con un sentido de urgencia.
Los días de la boda también pueden ser largos en términos de horas en las que tienes que ser completamente funcional tanto mental como físicamente. En todo caso, fotografiar una boda te fortalece en términos de tus habilidades técnicas, físicas y emocionales.
Tomar decisiones en una fracción de segundo también se convierte en una segunda naturaleza a medida que aprende habilidades para resolver problemas con mucha más confianza.

4. Reconocerá más fácilmente los momentos fotográficos que cuentan historias

Las bodas son un cofre del tesoro de múltiples historias construidas a lo largo del día. Al fotografiar una boda, aprende a reconocer cuándo se desarrolla una hermosa historia frente a usted con personajes, atuendos, accesorios, emoción y acción. Solo necesita saber dónde buscar.
Un intercambio de padre e hija, una novia leyendo una carta de su novio, una madre arreglando el velo de su hija, madre e hijo compartiendo un baile: estas son solo algunas de las maravillosas historias que puedes vivir durante una boda.
Asegurarse de capturar todos estos momentos a lo largo del día lo ayudará a comprender el arte de la narración visual y cómo agregar profundidad a sus fotos mucho mejor.

Foto de boda humorística de siete padrinos de boda sentados en una pared, todos vistiendo calcetines amarillos
¡Algunas historias son demasiado divertidas para no capturarlas a través de fotos!

5. Construirá relaciones dentro de la industria

La industria de las bodas está compuesta por muchos vendedores y creativos increíblemente talentosos. Un fotógrafo de bodas es una de las personas más importantes en una boda.
Muchos de los proveedores realmente miran al fotógrafo no solo para capturar a la pareja con su producto y / o servicio, sino también para mostrar su trabajo y talento de manera profesional. Sea bueno con los proveedores con los que trabaja y hará amigos de por vida.
Estas personas saben y entienden lo que es trabajar en la industria de las bodas y en el mercado de las bodas, y siempre están dispuestas a hacer un esfuerzo adicional por los colegas / compañeros que los tratan bien.
He hecho muchos amigos increíbles en esta industria y he disfrutado construyendo relaciones de beneficio mutuo con muchos proveedores. ¡Son una increíble fuente de apoyo, consejos y amistad!

Invitaciones de boda personalizadas en piedra
Muchos proveedores se esforzaron mucho para hacer que una boda fuera hermosa por todos lados.

7. Serás más creativo

La fotografía de bodas puede ser una excelente manera de explorar y nutrir su creatividad. Hacer algo diferente y original hará que tu trabajo se destaque entre muchos otros fotógrafos que podrían estar contentos con el status quo. Date permiso para explorar tu creatividad.
Tal vez obtenga la toma ‘segura’ y luego pruebe la misma foto con una luz y una técnica diferentes. Este tipo de libertad de expresión creativa es realmente excelente para tu crecimiento como artista.
Y las novias y los novios siempre se emocionan cuando se ven a sí mismos en fotos de boda atípicas.

Una pareja besándose frente a una pared texturizada con una sola fuente de luz
Las tormentas eléctricas y la iluminación no opacaron el amor de esta pareja. Encontramos una pared texturizada con una sola fuente de luz y creé algunos de mis mejores retratos nupciales de bodas.

Además, no hay dos bodas iguales. El trabajo siempre es interesante y desafiante y nunca mundano ni aburrido.

8. Tendrás una cartera de fotografías diversa

Si ha estado en la industria de la fotografía el tiempo suficiente, sabrá lo competitivo que es el mercado. La fotografía es un campo donde la barrera de entrada es relativamente baja en función de la educación técnica fácilmente disponible en línea y el precio de una cámara DSLR de nivel de entrada.
Parece que todos los días miles de personas dicen que son fotógrafos porque tienen una cámara y tomaron una clase en línea de 1 hora.
Si ha estado haciendo esto por un tiempo, sabe que una de las cosas más difíciles de ser fotógrafo es conseguir un flujo constante de clientes.
Lo bueno de la fotografía de bodas es que si haces un buen trabajo con un cliente, es probable que siga volviendo a usted para más eventos de la vida, como fotos de maternidad, fotos de bebés, fotografías de compromiso de familiares y amigos, etc.
Y también te recomendarán sus amigos.

Foto romántica de un hombre abrazando a su esposa embarazada tomada por un fotógrafo de bodas
Esta encantadora pareja me hizo fotografiar su boda y sus fotos de maternidad.

9. Ampliarás tu repertorio cultural

Me encanta fotografiar bodas de otras culturas y tradiciones que son diferentes a la mía. Me ayudan a comprender mejor a personas de otras culturas y me hacen saber mucho más sobre cómo piensan y se comportan.
Además, puedo interactuar con personas de todos los ámbitos de la vida y siempre me alejo aprendiendo algo nuevo.
Si eres un fotógrafo de bodas de destino, entonces puedes viajar por el mundo para hacer lo que te encanta hacer. ¿Puedes pensar en una mejor manera de ganarte la vida?
Los conciertos de bodas de destino son ciertamente mucho más difíciles de conseguir y requiere mucho trabajo para que su nombre se difunda lo suficiente como para ser contratado, pero es completamente posible.

Bailarines en una boda árabe
Mi primera vez en una boda árabe fue una experiencia cultural increíble.

10. Tienes la oportunidad de fotografiar momentos felices

La gente pasa muchas horas preparándose y preparándose para su gran día. La mayoría de las veces, el cabello y el maquillaje profesionales están involucrados, se usan ropa elegante y la gente está feliz y se ve hermosa no solo por fuera sino también por dentro.
La alegría que irradia una novia y un novio felices es contagiosa y no puedes evitar sentirte feliz y eufórico al fotografiarlos en uno de los días más importantes de su vida.

Divertida foto de boda de una pareja abrazándose frente a un río
Cada pareja irradia una belleza desde dentro el día de su boda. Esfuérzate por capturarlo.

11. Su trabajo puede tener un impacto significativo

Quita todos los elementos superficiales por un momento y piensa realmente en qué se trata la fotografía de bodas. Es la oportunidad única de capturar un día importante en la vida de alguien y darle el regalo de congelar ese momento en el tiempo por toda la eternidad.
¿Con qué frecuencia has mirado las fotos de la boda de tus padres o incluso de tus abuelos y has derramado lágrimas de felicidad por la alegría de ser parte de esas experiencias a través de las imágenes? Los álbumes y las fotos que crea para sus clientes se convierten en reliquias familiares preciadas que se transmiten de generación en generación.
Este valor intrínseco se está volviendo cada vez más evidente a medida que la fotografía de bodas tiende a documentar los sentimientos y emociones del día especial en lugar de solo un retrato de boda tradicional tomado en un estudio.

Momento dulce del día de la boda de una novia abrazando a su padre frente a una fuente
Mi novia no solo tuvo una primera mirada con su futuro esposo, sino también con su papá. ¡Pudo ver a su pequeña niña con su vestido de novia por primera vez!

12. Su horario será flexible (principalmente)

En la mayoría de los países, las bodas son muy estacionales. Esto significa que habrá algunos meses del año en los que estará realmente ocupado. Pero otros meses pueden ser ligeros en términos de trabajo fotográfico.
Esto puede significar un descanso de la fotografía de bodas y centrarse en otros aspectos de su negocio, como el marketing y la creación de redes.
Además, si tiene familia e hijos, esto significa que puede pasar más tiempo en casa durante la temporada baja. Puede ayudarlo a lograr cierto equilibrio entre la vida personal y laboral.

Conclusión

La fotografía de bodas es realmente un regalo increíble que los fotógrafos le damos a nuestros clientes. Haga lo mejor que pueda para brindarles a todos una gran experiencia cuando se tomen una foto. Harás que la gente se sienta feliz y agradecida por lo que puedes hacer por ellos.
Más allá del dinero, la fama y la satisfacción creativa, esa es la parte más emocionante de ser fotógrafo de bodas.
Para obtener más consejos excelentes para bodas, consulte nuestro artículo sobre cómo asegurarse de estar cubierto por su contrato de fotografía de bodas. o el mejor objetivo para la fotografía de bodas.

Deja un comentario